Skip links

La Metodología Pyme Naranja

Comencemos el viaje:

Tu emprendimiento lo puedes medir con el autodiagnóstico que hagas a partir de cinco áreas determinadas. Cada una de ellas tiene, a su vez, tres módulos para analizar, por lo que esta evaluación la completas en quince etapas. Junto a la descripción de cada área y sus módulos, te presentamos diversos videos sobre buenas prácticas aplicadas a los negocios y te invitamos a evaluarte en nuestra plataforma.

El objetivo de esta área es analizar los tres módulos necesarios para establecer la dirección de tu emprendimiento. Estos componentes son el propósito propio de tu negocio, la manera en que ejerces el liderazgo en relación al equipo y la ruta de navegación que tienes para cumplir con tus objetivos planteados. Cada uno de estos módulos son desglosados con ejemplos prácticos para facilitar su comprensión y la puesta en práctica en tu negocio. 

El análisis de esta área involucra la tipología, el diseño y los proveedores, aspectos fundamentales de tu oferta de valor. Ellos definen con precisión qué tipo de empresa eres, qué ofreces, cuáles son los usos de tus productos y servicios, qué necesidades satisfaces, qué características de diseño tienes y con qué cadena de proveedores cuentas para que te apoyen eficientemente en tus operaciones. 

Esta área determina el espacio donde comercializas tus productos y servicios. Busca definir aspectos esenciales para tu emprendimiento, como a quién le vas a vender, cuáles son los canales de venta más efectivos para concretar la operación y cómo enviarás tus productos a los clientes. Para ello, debemos analizar tres componentes básicos: tus clientes, tus canales de venta y la manera en que distribuyes lo que produces o los servicios que prestas.

Esta área busca definir el proceso tanto de la creación como de la producción de tu emprendimiento, considerando diferentes variables. Para determinarlo, se analiza desde el diseño de cada etapa, pasando por las técnicas y/o la tecnología aplicada para la adecuada realización tanto del servicio como del producto que ofreces. Incluye además las métricas y los controles de desempeño que permitan asegurar un resultado de excelencia. 

El objetivo de esta área es determinar la identidad de tu emprendimiento, entendido en el “quién y cómo somos”, así como establecer la forma que tienes para presentar tu emprendimiento ante los clientes. Este punto implica la creación de un nombre y el diseño gráfico de tu marca, la que debe estar presente en distintos soportes y aplicaciones. Es la marca la que entregará el mensaje que quieras dar y para ello necesitas que llegue de manera clara, simple y reconocible.